Gastritis y Úlcera Péptica – Causas, Síntomas y Tratamiento

Gastritis y Úlcera Péptica – Causas, Síntomas y Tratamiento
5 (100%) 1 vote

gastritis o ulcera pepticaLa Gastritis es la inflamación del epitelio del estómago, es decir, de la capa de tejido que recubre el mismo. Esta mucosa actúa como un forro compuesto por un tejido resistente a la acidez intensa, lo que le da sentido a todo una vez que el material contenido en el estómago presenta un pH extremadamente bajo.

La úlcera, como el propio nombre indica, es una ulceración (o erosión) en este epitelio, como si fuera una gran afta. La úlcera se dice gástrica cuando acomete el estómago, y duodenal cuando se presenta en el duodeno (primera porción del intestino delgado).

Gastritis – ¿Qué es?

La gastritis no es una enfermedad única, es, en realidad, el resultado final de diversos tipos de agresión al estómago. Podemos citar como causas de gastritis:

  • El uso prolongado de fármacos antiinflamatorios o  aspirina .
  • La infección por la bacteria Helicobacter pylori .
  • El consumo excesivo de alcohol .
  • Reflujo de bilis para el estómago
  • Grandes tensiones físicas, como traumas, quemaduras, cirugías de gran tamaño, sepsis, etc.
  • Gastritis autoinmune.
  • La insuficiencia renal crónica.
  • Quimioterapia o radioterapia.
  • Parasitosis.
  • Intoxicaciones alimenticias
  • Tabaco.

La gastritis se manifiesta con síntomas tales como ardor de estómago, dolor en la “boca del estómago”, náuseas, y eructos.

Estos síntomas se encuadran en un cuadro llamado dispepsia. Es importante resaltar que la intensidad de los síntomas no necesariamente se correlacionan con la gravedad de la gastritis ó con la presencia de una úlcera. Incluso podemos tener dispepsia y no presentar en la endoscopia ninguna señal de gastritis.

Cuando hay síntomas, pero no hay lesiones visibles en el estómago / duodeno (es decir, no hay gastritis) estamos antes lo que llamaríamos una dispepsia funcional, que es el cuadro clínico de la gastritis / úlcera sin formar realmente este tipo de lesiones. 

A diferencia del estrés físico, el estrés emocional no es una causa de lesiones en el estómago ó duodeno. Las situaciones de estrés pueden desencadenar en síntomas de dispepsia, y también pueden retrasar la cicatrización de las lesiones existentes, pero individualmente nunca causarán gastritis o úlcera.

La gastritis puede ser aguda, cuando se desarrolla rápidamente, o crónica, cuando la inflamación se instala lentamente y persiste por varios meses. La primera es normalmente causada por alcohol, medicamentos e intoxicaciones alimenticias. La segunda suele tener como causa el H. pylori.

Las gastritis no tratadas pueden evolucionar con erosiones de la mucosa del estómago, desencadenando en la formación de las úlceras.

Úlcera Péptica

Las úlceras pépticas son aquellas causadas por la acción del jugo gástrico en la pared del duodeno, estómago o esófago. Las dos causas principales son el abuso de anti-inflamatorios y la infección por H. pylori .

Los antiinflamatorios más nuevos llamados inhibidores de la COX-2 son menos lesivos al estómago / duodeno, pero no son 100% seguros. A pesar de que efectivamente causan menos úlceras pépticas, en aquellas personas que ya presentan úlceras, el uso de los Cox-2 impide su cicatrización.

Las úlceras duodenales son más comunes que las gástricas y afectan principalmente a los individuos de entre 30 y 50 años de edad. Las úlceras gástricas son más comunes en personas mayores de 60 años.

Las úlceras pueden complicarse causando perforaciones o sangrados. Algunos cánceres pueden presentarse con una apariencia similar a una úlcera. Las úlceras gástricas de la pequeña curvatura son las que más merecen atención pues es en este punto es donde suelen surgir las neoplasias.

Una úlcera poco sintomática es a menudo la responsable de una anemia sin causa aparente. El sangrado puede ser pequeño y no es perceptible a simple vista, sin embargo, una úlcera puede también presentarse como una hemorragia, siendo suficiente como para causar sangrado en la boca y en las heces. 

Diagnóstico de la gastritis y de la úlcera péptica

El diagnóstico se realiza mediante endoscopia digestiva alta. Una vez que se ha detectado una úlcera, se debe siempre biopsiarla, aunque ésta no presente características de cáncer. No es seguro descartar neoplasia sólo por el aspecto de la lesión.

La investigación de H.pylori sólo debe realizarse en presencia de úlceras. A pesar de esta indicación, muchos médicos todavía hacen la investigación de la bacteria incluso cuando hay solamente signos de gastritis. 

Las endoscopias digestivas suelen causar cierto grado de confusión. Primero es importante conocer la anatomía del estómago:

Algunas dudas comunes:gastritis o ulcera

→ Cuando se dice gastritis antral o de antro, significa inflamación de la porción final del estómago.

→ El término enantematosa significa lesión de una mucosa. Por lo tanto, gastritis enantematosa antral es una inflamación con lesión de la mucosa en la región del antro.

Pangastritis significa una inflamación difusa, afectando gran parte del estómago.

Tratamiento de la gastritis y de la úlcera péptica

El tratamiento hoy en día se realiza con supresión de la acidez gástrica. Existen 2 clases de medicamentos con ese objetivo

  • Antagonista del receptor H2 – Ranitidina.
  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP) – omeprazol, pantoprazol, lanzoprazol, etc.

Se debe suspender el consumo de antiinflamatorios, dejar de fumar y dejar de beber bebidas alcohólicas. Como ya se ha dicho, el tratamiento del H.pylori sólo está indicado si hay úlcera. No hay evidencia de que la erradicación de la bacteria en la gastritis aislada traiga algún beneficio.

El tratamiento se realiza durante al menos 4 semanas.

También Te Puede Interesar:

Si Te Gustó, Compártelo!!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

error: Content is protected !!