Helicobacter Pylori – Todo Lo Que Necesitas Saber

Helicobacter Pylori – Todo Lo Que Necesitas Saber
5 (100%) 1 vote

h. pylori
Es posible que ya tengas la bacteria Helicobacter Pylori en tu cuerpo, pero puede estar en estado latente y no causar ningún síntoma. Puedes combatirlo con la nutrición adecuada.

Es difícil creer que un microorganismo tan pequeño pueda causar tanto daño.

Estamos hablando de Helicobacter Pylori. Fue descubierto y descrito por primera vez en 1983 y llamó la atención del público debido a su agresividad al infectar y permanecer en los pacientes.

Extendido por contacto, H. Pylori se pone de inmediato en el revestimiento del estómago ó el duodeno, causando un malestar importante.

Mucha gente piensa que esta bacteria es más común en países del tercer mundo donde los métodos de higiene no siempre son adecuados.

Si bien es cierto que la incidencia de infección es mayor en estas áreas, nadie está a salvo de enfermarse y de sufrir dolor que, si no se trata adecuadamente, puede provocar gastritis crónica o úlceras peligrosas.

Te explicaré cómo puedes tratarlo y prevenirlo para tu propia salud y seguridad y la de tus seres queridos.

¿Cómo se propaga el Helicobacter Pylori?

Hasta la fecha, los médicos y científicos no están seguros de qué causa que esta bacteria se disemine a nuestros cuerpos. Sin embargo, dado su contagio, hay algunos factores comunes:

→ Esta bacteria normalmente se contrae durante la infancia. Es durante esta etapa que somos más vulnerables a las bacterias e infecciones.

→ Los médicos nos dicen que casi el 60% de la población ya tiene este patógeno dentro de sus cuerpos en su forma asintomática. Puede permanecer dentro del cuerpo toda nuestra vida con causar cualquier daño.

→ Se transmite por contacto de persona a persona y a través de agua y alimentos contaminados.

→ Algunas personas nunca experimentarán ningún síntoma, mientras que otras personas, al llegar a cierta edad, comenzarán a sufrir de gastritis, úlceras gástricas, dolor y reflujo ácido …

→ Otro factor a tener en cuenta es que, según varios estudios, la bacteria H. Pylori está asociada en algunos casos con ciertos tipos de cáncer de estómago, como el linfoma gástrico. Este es un hecho realmente importante a tener en cuenta.

Síntomas de la presencia de H. Pylori en su cuerpo

Como mencionamos anteriormente, esta bacteria comúnmente no presenta ningún síntoma o signo de incomodidad.

Sin embargo, si deseas saber con certeza si este organismo está dentro de tu organismo, debes consultar a tu médico para que pueda realizar las pruebas adecuadas.

Estas pruebas consisten en analizar la respiración del paciente después de ingerir un líquido que contiene un isótopo no radioactivo. Si la bacteria está presente en el cuerpo, convertirá la urea en dióxido de carbono y amoníaco.

El dióxido de carbono pasa a la sangre y es excretado por los pulmones donde se detecta en la respiración.

Si ya padeces problemas digestivos, tu médico puede sugerir una endoscopia para examinar el revestimiento de su estómago.

Sin embargo, si esta bacteria está presente en tu interior, es probable que surjan ciertos problemas después de los 40 años que pueden darte una pista de su presencia:

→ Malestar abdominal.
→ Gases.
→ Distensión abdominal.
→ Sensación de saciedad después de haber comido muy poco.
→ Mal aliento.
→ Náuseas y vómitos.
→ Fatiga.
→ Heces oscuras o anemia ( causada por úlceras que causan daños en las paredes del estómago).

Tratamiento para Helicobacter Pylori

1. ¿Son apropiados los antibióticos?

El tratamiento con antibióticos es algo que tu médico necesitará para decidir si es apropiado para tu diagnóstico y necesidades. Sin embargo, parece que los pacientes infectados con H. Pylori se han vuelto resistentes a los antibióticos en los últimos años.

Siempre debes confiar en la opinión de tu médico y ver cómo progresas.

2. Alimentos con propiedades antibióticas

Para combatir este tipo de bacteria, querrás aumentar tu consumo de alimentos con propiedades antibióticas como:

  • Ajo.
  • Cebollas.
  • Equinácea.
  • Jengibre.
  • Tomillo.
  • Miel de Romero.

    Probióticos:
    Los probióticos que consumes regularmente son vitales para su salud diaria. Si bien es cierto que no destruirán el H. Pylori, los lacobacilos y el bifidus inhibirán su acción infecciosa y mejorarán tu bienestar.

Los alimentos como el kéfir y el yogur blanco te ayudarán a evitar la dispepsia, las náuseas y los dolores de cabeza.

Aceite esencial de verbena:

Puedes tomar una cucharada por la mañana disuelta en un vaso de agua. Posee muchos beneficios:

→ Digestivo.
→ Relajante.
→ Reduce la agresividad de una infección por H. Pylori en tu cuerpo.

Propóleos:

El propóleo es un excelente antibiótico y bactericida natural que mejora las defensas naturales del cuerpo. Es excelente para tratar infecciones y gastritis.

Curiosamente, las abejas lo usan para proteger su colmena de infecciones.

Debes consultar a su médico antes de tomar propóleos. Recuerda que siempre es mejor comenzar despacio y no consumirlo durante un largo período de tiempo.

3. Otros alimentos que pueden ayudarte:

→ Brócoli.
→ Jengibre.
→ Comino.
→ Repollo.
→ Patata cruda, picada.
→ Apio.
→ Zanahorias.
→ Piña.

También Te Puede Interesar:

Si Te Gustó, Compártelo!!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

error: Content is protected !!