Los Principales Síntomas de la Gastritis

Los Principales Síntomas de la Gastritis
Puntúa este post

gastritis que es sintomasLa Gastritis es el nombre con el que se conoce a la inflamación de la mucosa gástrica, capa de tejido que recubre la pared del estómago, protegiéndola contra la excesiva acidez. La gastritis puede ser aguda, cuando la inflamación aparece súbitamente, o crónica, cuando la inflamación se va estableciendo lentamente, pudiendo la mucosa permanecer inflamada por meses ó hasta años.

En este post trataremos qué síntomas tiene la gastritis. Si quieres información más extensa y amplia sobre la gastritis, pincha Aquí.

¿Qué es la gastritis?

La gastritis es una inflamación de la pared del estómago, que puede ser causada por innumerables problemas. Entre las causas más comunes, podemos citar:

→ La infección por la bacteria H. pylori.
→ El abuso de alcohol.
→ El consumo frecuente de anti-inflamatorios y medicamentos.
→ El consumo de aspirina en dosis altas.
→ Intoxicaciones alimenticias.

La inflamación puede abarcar toda la mucosa del estómago de forma difusa (concepto conocido como pangastritis), ó apenas algunas regiones, como el antro, en la llamada gastritis antral.

La gastritis también puede ser clasificada como gastritis erosiva o gastritis no erosiva. La gastritis erosiva es aquella que provoca poca inflamación, pero causa erosión de la pared del estómago, llevando a la pérdida de la mucosa. La gastritis erosiva también puede conducir a la formación de úlceras y sangrados. En la gastritis no erosiva, todavía existe mucosa presente, pero la misma se encuentra muy inflamada.

Cuando durante la endoscopia digestiva la mucosa del estómago además de inflamada también parece estar hinchada (con edemas), es conocida con el nombre de gastritis enantematosa.

Gastritis nerviosa:

La Gastritis nerviosa es un diagnóstico que sólo puede ser confirmada si ha habido una biopsia del estómago realizada durante un examen endoscópico superior. El paciente puede tener los síntomas que tenga, si no hay inflamación de la mucosa identificable en la endoscopia digestiva, no podemos decir que tiene gastritis.

Esta información es importante porque a menudo oímos hablar de una gastritis nerviosa. En primer lugar, vamos a dejar claro: no hay una gastritis nerviosa. Lo que el paciente puede tener en situaciones de estrés o nerviosismo es un marco que llamamos la dispepsia funcional (es decir: la dispepsia funcional – dolor de estómago sin una causa aparente ).

La dispepsia es un término que comprende una serie de síntomas relacionados con el estómago, ya sean conectados o no a la gastritis. Entre los síntomas que se incluyen en el término dispepsia, podemos citar:

→ Quemazón o dolor en la región del estómago.
→ Sensación de plenitud después de las comidas.
→ Sensación de estómago distendido.
→ Eructación excesiva (exceso de eructos).
→ Saciedad precoz.
→ Náuseas y vómitos.
→ Sensación de mala digestión.

Algunas personas cuando se ponen ansiosas, nerviosas o estresadas pueden tener varios de estos síntomas de dispepsia, a veces de forma crónica. Sin embargo, simplemente por haber una inflamación de la mucosa del estómago, no podemos asegurar que se tenga gastritis.  

Es un error común que las personas con dispepsia creen que su estrés las hizo desarrollar una gastritis. Las tensiones del día a día, la ansiedad o el nerviosismo no causan gastritis. Pueden incluso causar síntomas de gastritis, también pueden exacerbar los síntomas de una gastritis ya existente, pero el nerviosismo no provoca gastritis, ya que no hace que la mucosa del estómago se inflame.

Por lo tanto, si estás estresad@ y tienes a menudo síntomas de gastritis, pero la endoscopia digestiva no revela nada, tu diagnóstico correcto es dispepsia funcional. Por otro lado, si la endoscopia digestiva realmente revela una gastritis, hay que buscar su causa, pues sólo el nerviosismo no justifica el cuadro.

Síntomas de la gastritis

Un error frecuente es llamar de gastritis cualquier síntoma de dispepsia. Con la simple existencia de un dolor ó ardor en el estómago, muchas personas aseguran ya tener gastritis. Grábate en la mente que gastritis no es sinónimo de dolor en el estómago.

En realidad, a diferencia de lo que se imagina, la mayoría de las personas con gastritis no presentan ningún síntoma. Muchos pacientes con gastritis refieren una pequeña molestia estomacal después de algunas comidas, pero nada que cause preocupación o haga que se busque un médico.

En los pacientes que realmente tienen síntomas de gastritis, el síntoma más común es una ardor en la boca del estómago, que para algunas personas mejora con la comida y para otros empeora. Todos los síntomas de dispepsia descritos en el tópico anterior pueden estar presentes en el paciente con gastritis. Además, el ardor de estómago y las náuseas también son muy comunes.

Los síntomas de la gastritis pueden empeorar en situaciones de estrés o después del consumo de alcohol, refrescos, café o alimentos picantes. Fumar también suele empeorar la inflamación de la mucosa del estómago, pudiendo agravar los síntomas.

Podemos concluir, por lo tanto, que el diagnóstico de gastritis no se puede dar sólo con base en los síntomas. Hay pacientes con muchos síntomas que no tienen gastritis, y hay otros con pocos o ningún síntoma que pueden tener el estómago todo inflamado.

La intensidad de los síntomas tampoco es un buen predictor de la gravedad de la gastritis. Tener mucho o poco dolor en el estómago no significa que la gastritis es más o menos grave. Hay pacientes con gastritis erosiva y úlceras que mencionan poco dolor y hay personas con síntomas fuertes, que presentan poca o ninguna inflamación del estómago cuando hacen la endoscopia digestiva.

En las gastritis erosivas graves, cuando hay sangrado del estómago, el paciente puede presentar heces bien oscurecidas, pastosas y con olor muy fuerte. Estas heces, llamadas melena, están compuestas por sangre digerida que transita a lo largo del tracto gastrointestinal.

En los pacientes ancianos, la anemia y el sangrado digestivo, a menudo, son los únicos síntomas de una gastritis severa. Si el sangrado gástrico es muy voluminoso, el paciente puede presentar vómitos sanguinolentos.

Los caos más graves, sin embargo, son la minoría. En la mayoría de los pacientes, la gastritis es un cuadro ligero, que puede ser fácilmente tratada con medicamentos y cambios de hábito de vida.

También Te Puede Interesar:

Si Te Gustó, Compártelo!!
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

error: Content is protected !!